Pedro Serrano, director de Hospital Ochoa: “Buscamos hacerle la vida más fácil al deportista en Marbella, ese es nuestro objetivo”

Un miércoles cualquiera nos presentamos en Hospital Ochoa para irrumpir de lleno en la espiral de trabajo que envuelve a uno de los centros hospitalarios más importantes de la ciudad de Marbella. Allí, en su despacho, su director Pedro Serrano analiza cada detalle y cada paso de unas instalaciones que hoy en día multiplican por seis los 1.000 metros con los que arrancó este proyecto sanitario. Desde el CB Marbella, club que tiene una estrecha vinculación con Hospital Ochoa, hemos querido conocer de cerca cómo es la historia de uno de nuestros patrocinadores más importantes.

Pedro Serrano es murciano. Llega a Marbella en el año 1978 trabajando como director de una empresa de seguros médicos. De ahí le viene su pasión por la sanidad, a la que siempre ha estado muy arraigado, pero afirma que “estudiar enfermería fue una pura casualidad”. Está casado, tiene 4 nietos y uno que viene de camino para seguir ampliando una de las familias más conocidas de la ciudad. Ya de joven quiso empezar a trabajar pronto porque su obsesión “era ayudar a mi familia tras el fallecimiento de mi padre. Yo era muy pequeño. Compaginé mis estudios nocturnos con el trabajo y así terminé bachiller”.

Tras llegar a la ciudad de Marbella “porque la empresa de seguros en la que trabajaba me destinó aquí”, surge la idea de crear el proyecto de Clínica Ochoa. Las oportunidades, como todo en esta vida, hay que aprovecharlas cuando las tienes en la mano, y eso fue lo que hizo Pedro Serrano cuando tuvo la ocasión. “Hospital Ochoa es una idea que me surge junto a otro compañero médico. Vimos que había una oportunidad de desarrollar este proyecto y nos lanzamos a ello. Empezamos muy poco a poco, reuniendo a varios médicos de varias especialidades y creamos una sociedad. Yo fui un poco el ideólogo de todo y animé a los demás a que vinieran conmigo”. Así, y tras muchos años de trabajo, un espacio que empezó con apenas 1.000 metros cuadros hoy en día rebasa los 6.000.

Analizando la evolución que ha tenido Hospital Ochoa durante todos estos años hace pensar que es difícil encontrar más margen de crecimiento. A simple vista uno puede pensar que lo tiene todo y cualquiera diría que ya ha llegado a su tope, pero nada más lejos de realidad. “¿Tope? Nunca se llega al tope. La calidad en el sector médico es una inversión continua. Siempre salen aparatos nuevos, tienes que ir estudiándolos y renovándolos en función de las necesidades. Es un sin parar y trabajamos diariamente para mejorar, siempre hay inversiones vistas. Es cierto que en cuanto a instalaciones ya podemos crecer poco más, pero siempre hay que estar innovando y evolucionando. La medicina evoluciona muchísimo, solo hay que ver cuántas cirugías abiertas se hacen a día de hoy. Muy pocas. Ahora se hacen otro tipo de cirugías, más modernas que dan mucha más calidad de vida a los pacientes y tienen un mejor tiempo de recuperación. En eso sí invertimos y seguiremos haciéndolo porque nuestros pacientes son lo primero. Pero eso tiene sus costes y sus estudios y desde Hospital Ochoa seguiremos trabajando en ello”.

Evidentemente, el crecimiento en cuanto a instalaciones e infraestructura va ligado también a un crecimiento de personal. Actualmente, Hospital Ochoa cuenta con casi 100 trabajadores directos, aunque estas cifras crecen “porque tenemos unos 110 especialistas médicos, más los equipos colaboradores”, explica el Director de Clínica Ochoa. “Movemos un volumen de gente muy importante, en nómina somos una empresa que hemos colaborado muchísimo, y así lo seguimos haciendo, en el tejido productivo de la ciudad en cuanto a la creación de puestos de trabajo”. Todos esos trabajadores que cada día ponen en marcha la maquinaria de Ochoa y que dan sentido a este proyecto son “los mejores profesionales que podemos tener, sin ninguna duda”. Y sin ellos el crecimiento exponencial que ha tenido el Hospital sería difícil sostenerlo. “El crecimiento ha sido superlativo y eso hace que tengamos que tener una plantilla de profesionales importante. Con la ampliación de las instalaciones, ya hace muchos años, creamos unidades nuevas, como la de la última planta hace ya 12 años, el área quirúrgica. Tenemos cinco quirófanos, salas de recuperación, unidad de endoscopia… Hemos crecido muchísimo en especialistas. A mi me gusta decir que lo que hemos hecho es aumentar el número de profesionales a nuestras especialidades. Antes funcionábamos con uno solo y ahora tenemos varios. Por ejemplo, contamos con 12 o 13 traumatólogos”. Aunque a decir verdad, tal y como nos explica Serrano, “nos gustaría ampliar algunas especialidades en cuanto a profesionales y no podemos hacerlo por la escasez que existe en el sector, como por ejemplo Médico de familia. Muchos médicos españoles se van al extranjero porque la oferta que encontraban fuera era mucho mejor. Inglaterra, Portugal… Es cierto que ahora mismo muchos están volviendo, pero la marcha de profesionales a otros países siempre ha sido importante”.

Tras un buen rato de charla sobre las evoluciones en el tiempo de Hospital Ochoa, nos metemos de lleno en la parte que nos corresponde, que no es otra que la de imagen de marca que llevan a cabo desde sus distintos departamentos. No es difícil encontrar a Hospital Ochoa colaborando con los distintos clubes de Marbella, ya sea a nivel de cantera o a nivel profesional. Tanto el CB Marbella como Marbella FC son parte de la familia de Hospital Ochoa, y viceversa. Pedro Serrano siempre ha sido un hombre de deportes, desde muy pequeño, “a mi siempre me ha gustado el fútbol. Mi segundo deporte era evidentemente el baloncesto. Jugaba muchísimo. Cuando llego a Marbella desde Murcia jugaba al fútbol en regional preferente y aquí coincido con unos amigos que estaban muy metidos en el mundo del fútbol aficionado. Me junté con ellos y ya llegué a profesional. Estuve dos o tres temporadas en el Ojén, en el Francisco Norte Norte… Me metí en este mundillo y me enganché. Por eso la relación que tengo con el deporte de la ciudad me encanta, me siento muy feliz de poder ayudarles”.

Esa ayuda de la que hablan desde Hospital Ochoa hacia los distintos clubes marbellíes viene dada porque “siempre he pensado que la salud y el deporte van muy unidos. Un buen deportista necesita unos cuidados médicos importantes y profesionales. Por esa razón tenemos ese vínculo con el deporte de la ciudad y es una satisfacción muy grande que tras una lesión de un jugador podemos ayudarles a recuperarse pronto.  Intentamos facilitarle la vida a todos, recuperarlos lo más rápido posible con las técnicas que tenemos, con la radiología, el plasma rico en plaquetas… Es una ventaja muy importante”.

 Así, tiene claro que “nuestro objetivo no es otro que encontrar una vinculación con el deporte que sea importante. Partimos de la base de que no buscamos el lucro, porque evidentemente si ponemos todo en la balanza no es favorable. Participamos con el CB Marbella y otros clubes deportivos sin pensar en lo económico. No nos interesa, porque nuestro fin no es otro que ayudar a que los demás crezcan y si lo podemos hacer recuperando a sus jugadores y haciéndoles la vida más fácil aquí nos van a tener siempre. Mi vínculo con todos ellos es por la amistad que me une con Marbella, con todos ellos, somos una empresa activa y participadora en ese aspecto”.