LEB Plata I El derbi ante Damex Udea Algeciras se presenta como una final para el CB Marbella (Sábado, 18:00 horas)

Una final es lo que tiene el CB Marbella este próximo sábado ante Damex Udea Algeciras en el Pabellón Carlos Cabezas. El conjunto azulón afronta el derbi ante los de Javier Maya con la obligación de cortar la racha de seis derrotas consecutivas y empezar a coger aire para abandonar cuanto antes la zona baja de la clasificación. Los algecireños, con cinco triunfos en el casillero, serán una prueba de fuego para un conjunto que aunque tiene buenas sensaciones no consigue revertir la situación de resultados.

El equipo se encuentra al completo a las órdenes de Pablo García a la espera de que llegue el sábado para intentar llevarse el gato al agua. El técnico malagueño sabe que “este partido se presenta como una finalísima, porque tras no conseguir ganar en Navarra cada vez van quedando menos jornadas y tenemos la necesidad de cortar la racha negativa”. El equipo se encuentra “muy bien, entrenando con muchas ganas y alejado de las lesiones y problemas físicos, por lo que estoy convencido de que vamos a hacer un gran partido y vamos a luchar hasta el final por el triunfo”. Así, tiene claro que “Algeciras también viene sabiendo que ganar les aleja mucho más de nosotros y se ponen en una situación cómoda en la tabla, por lo que para ellos ganar es también clave”.

Damex UDEA Algeciras cuenta con una plantilla muy renovada con respecto a la que se vio en la primer parte de la temporada. Con tres incorporaciones en las últimas semanas, Miki Ortega sigue siendo el timón de un barco que esta temporada está más firme y con más regularidad. Con 15 puntos por partido el veterano director de orquesta sigue siendo clave en la categoría. Junto a él, Issa Thiam (11,9 ppp), el recién llegado Jamal Reynols (11 ppp) y Yago Estévez (9,7 ppp) marcan el ritmo ofensivo de un equipo que se deshizo de Koyanouba y que ahora mismo tiene en Estévez y Ndiaye sus referencias interiores. Amidou Bamba, otra de las nuevas incorporaciones del equipo de Maya, será un pilar básico también en la pintura.

El partido tendrá un color descafeinado en las gradas, ya que la limitación de aforo al 50% por parte del Ayuntamiento de Marbella obliga a no poner entradas a la venta salvo en los convenios que el club azulón tiene con Marbella Basket. Para el público en general, no se sabrá hasta la misma tarde de partido si se pondrá algunas unidades, ya que todo depende de que los abonados que no puedan acudir al encuentro cedan su entrada para el público general.