LEB Plata I El CB Marbella rozó la campanada en casa del líder (74-70)

Casi se lleva la victoria el CB Marbella del Pabellón Vicente Trueba de Torrelavega, donde se enfrentó al líder Grupo Alega Cantabria y donde casi da la sorpresa de la jornada. Los de Manolo Povea se marcaron uno de los mejores partidos de la temporada, pero desde la línea exterior los cántabros se repusieron se cerraron un encuentro que no se decidió hasta los últimos segundos.

Desde el primer minuto el CB Marbella salió convencido de poder hacer frente al gigante Grupo Alega Cantabria, que tras ganar entre semana en Morón se colocaba líder del grupo. No quería dejar escapar su oportunidad el conjunto marbellero de dar la sorpresa y a pesar del acierto inicial de los locales (21-15) la zona colocada por Manolo Povea y el gran partido ofensivo de Lazar Mutic y Fede Giarraffa daban confianza a los azulones. Empezaba Adri Fuentes a mover la máquina y a desplegar buen juego. Cuando el capitán del barco está fino el equipo lo nota, y por sus manos pasaron las mejores asistencias del equipo. Con el resultado de 36-34 se llegaba al descanso del partido, con el equipo bien plantado y dominando por momentos el rebote.

A todo gas salió Cantabria en el tercer periodo y pronto se escapaba a seis puntos, pero no estaba Marbella dispuesto a dar su brazo a torcer. Cinco puntos de Junior (41-35) eran contrarrestados por un triple de Emil Savic y un excelso Lazar Mutic. Quien se metía de lleno en el partido era Lucas Muñoz, que daba aire a la hora de subir el balón a un Fuentes muy controlado. El base cordobés se mostraba firme en el juego y daba sentido a cada ataque marbellí. Una antideportiva de Pablo Ibáñez parecía que rompía el marcador (51-44) pero aparecía de nuevo Mutic para recortar distancias antes del último cuarto (53-48).

El tiempo de los valientes no asustó al CB Marbella. Ni a Lucas Muñoz, que desde su papel secundario revolucionaba el encuentro con cinco puntos seguidos que le daba la ventaja a los azulones (53-55). Cantabria no estaba cómodo atacando la zona y los triples no le entraban. Era cuestión de momentos que entrara alguno, porque un equipo con la calidad de los de Torrelavega es difícil encontrarlo. Cuando mejor estaba Marbella apareció la luz local en los tiros de Alo Marín y Junior, quienes con dos triples seguidos dejaban casi muerto a un conjunto malagueño que no lo merecía (68-61). Aún hubo tiempo de meterse de nuevo en la pelea con Ibáñez y Cameron anotando in extremis (68-64), pero los tiros libres decantaron el partido para el lado local dejando al CB Marbella con la miel en los labios en una cancha difícil, pero que casi se conquista (74-70).