LEB Plata I Devin Wright: “Tenemos muchas ganas de hacer grandes cosas”

Le llaman el hombre ascenso y el CB Marbella no sabe la suerte que tiene de tenerle en su plantilla. No solo en la parte deportiva, que también, sino porque equipo que toca en LEB Plata, equipo que acaba ascendiendo de categoría. El bueno de Devin Wright ya sabe lo que es subir a LEB Oro con tres equipos diferentes -lo hizo en Alcázar, en Andorra y en Granada– y ahora quiere volver a repetir esos momentos en el Pabellón Carlos Cabezas. “Dicen que no hay dos sin tres, pero esta vez ojalá no haya tres sin cuatro”. Un tipo sincero, con mucho vivido a sus espaldas, pero con la ilusión de aquel que empieza.

El pívot gallego llegó a la Costa del Sol con la pretemporada ya casi arrancada directamente desde la LEB Oro, donde compitió con Liberbank Oviedo Baloncesto en la temporada 2019-2020. En Marbella se siente como en casa, cerca de ‘su’ Granada y viviendo una temporada que aunque atípica, le deja muy buenas sensaciones.  “La temporada ha sido como una montaña rusa. Hemos tenido muchas subidas, muchas bajadas… Ha habido muchos baches por el camino por la situación que estamos viviendo con el COVID-19, pero le pondría una nota muy alta a lo que está haciendo el equipo”. Y es que la pandemia no fue ajena a una plantilla que empezó la temporada rompiendo esquemas en la primera jornada, mostrando un estado de forma espectacular ante Enerdrink Udea Algeciras pero que tuvo que echar el freno de mano por positivo en COVID-19 de más de la mitad de la plantilla. “Fueron momentos muy difíciles, hay que reconocerlo. Nos contagiamos prácticamente todo el equipo, con sus consecuencias físicas y con la obligación de tener que recuperarnos en tan poco tiempo, volver a coger la forma, una segunda pretemporada… Mentalmente también nos afectó estar casi un mes encerrados en casa, pero aún así el equipo sacó la cabeza y la temporada ha sido notable mirándola desde una perspectiva lógica”. A nivel personal se siente “muy contento en Marbella, pero es cierto que es la primera temporada en la que mi mujer y mis hijos no están conmigo y se les echa muchísimo de menos. Estamos cerca, porque ellos viven en Granada, pero se les extraña mucho”.

Tras quedar sextos en la clasificación del Grupo Oeste de la LEB Plata y con un frenético sprint final con tres triunfos consecutivos -los conseguidos ante Innova Chef Zamora, Ciudad de Ponferrada y NBS Alcobendas -, el equipo de Rafa Piña se mide este sábado a partir de las 18:00 horas al Albacete Basket en el Pabellón Carlos Cabezas. Devin Wright tiene claro que “llegados a este punto no nos vamos a conformar. Yo quiero conseguir mi cuarto ascenso a LEB Oro, y los compañeros que no han vivido algo así tienen el objetivo de poder sentir cómo es algo tan bonito”. No será tarea sencilla, ya que antes de eso hay dos intensos partidos ante los manchegos que pondrán al límite las posibilidades azulonas de ser equipo de ¼ de final y seguir recorriendo camino. No obstante, las aspiraciones están intactas bajo el punto de vista del gallego. “En los play off todo es como empezar de cero, no importa lo que hayas hecho antes. Tampoco importa tanto el rival que te toque en cada fase, sino el cómo llegue el equipo en general. En estado anímico hay que ser los primeros para crecer. Nosotros llegamos en línea ascendente, ganando los tres últimos partidos de liga y con buenas sensaciones para afrontar estos dos primeros partidos. Vamos a intentarlo”.

Así, alguien que ha vivido tanto en una pista de baloncesto tiene claras las bases en las que se tiene que apoyar el equipo en este momento de la temporada, donde se juega el todo por el todo. “Tenemos que olvidarnos de todo lo que ha pasado. Lo pasado, pasado está. Evidentemente hay que tener muy presente todo lo que se ha hecho bien hasta ahora para tener las cosas claras y entender en lo que se ha podido fallar para no cometer los mismos errores, pero tenemos que ir sin presión. Esta fase empieza con el contador a cero para todo el mundo. Los Play Off son otra historia bien distinta a la liga regular”. En ilusión pocos equipos alcanzan a un CB Marbella que ya ha hecho historia en la ciudad en su segundo año en LEB Plata. La temporada pasada eludió el descenso de categoría con una racha final de nueve triunfos consecutivos con la llegada de Piña al banquillo. De esa etapa se aprendió mucho y en el verano se configuró una plantilla para poder dar un paso al frente. El objetivo se ha cumplido con creces, con un equipo en el que la clave es que “los veteranos seguimos teniendo mucha hambre de ganar y los jóvenes que vienen empujando por detrás llegan con muchas ganas de hacer cosas importantes. Juntos podemos hacer cosas grandes, si nos salen las cosas como las estamos trabajando somos muy peligrosos”. Lo dice el hombre ascenso, lo dice Devin Wright. Ojalá la suerte vuelva a sonreírle al gallego. Su suerte será también la de un CB Marbella que sueña en oro.