LEB Plata I Derrota en Zamora en un mal partido (77-62)

No tuvo su día el CB Marbella en Zamora, donde cayó por en un encuentro en el que se diluyó en la segunda parte. El atasco ofensivo ante la defensa local y la superioridad en el rebote en algunos momentos del partido fueron claves para que los locales se quedaran con la victoria (77-62)

La tarde en Zamora pintaba bastante animada, con las alrededor de 400 personas llenando los asientos del Ángel Nieto de la localidad y con dos equipos dispuestos a dejarse la vida en la pista por conseguir la tercera victoria. Daba salida de inicio Javi Florido a un Billy McDonald extramotivado que respondía en los primeros compases del juego a la confianza del técnico. Dos canastas consecutivas del exterior marbellí aupaban a los azulones a poner tierra de por medio apenas transcurridos tres minutos de encuentro. El 2-8 hizo que Saulo Hernández, técnico local, parara el partido con un tiempo muerto para ordenar el juego de los suyos, que daban ventajas continuas a la hora de correr. Sirvió, y de mucho, parar el juego, ya que un parcial de 10-0 obligaba esta vez a Florido a llamar al orden al CB Marbella, al que le costaba parar al debutante Bryce Canda y a Unai Mendicote. Entre ambos conseguían poner por delante a los zamoranos, mientras que al Decano le costaba anotar. Era Nacho Trujillo, excelso en el tiro, quien daba un respiro al equipo al final del primer periodo, donde la ventaja era local por 19-16 tras unos últimos cuatro segundos en los que un rebote en ataque de los de Hernández le posibilitaban sumar y castigar la caraja marbellí.

De salida metía dos canastas seguidas Innova Chef, que animaba al público a sumarse al partido. Álex Navajas empezó a cobrar protagonismo, si bien no en la faceta anotadora, sí a la hora de generar espacios para sus compañeros. Que se lo digan si no a Nacho Trujillo, que aprovechaba los espacios para anotar una y otra vez desde el exterior. Adri Fuentes asistía sin parar, pero la cosa no funcionaba de cara al aro y lo notaban los nuestros a base de tener que bajar a defender. Con 34-27 y el equipo atascado en ataque el ‘10’ se marcaba su tercer triple del segundo acto (34-30), y aún tuvo tiempo para anotar un 1×1 con un tiro sobre la bocina para poner las cosas en su sitio. Aunque perdiendo al descanso (38-36), la situación pintaba algo mejor.

El tercer cuarto no comenzaba con buen pie. Si había que apretar en defensa para parar los ataques zamoranos y sobre todo, para controlar los rebotes defensivos, dos canastas seguidas encajadas por el CB Marbella dejaban claro que el remontar no iba a ser sencillo (42-36). El equipo no estaba del todo bien atrás y los desajustes permitían que los rebotes cayeran siempre del bando local. Walter Junior aprovechaba una doble acción para anotar desde fuera y obligar a Florido a pedir tiempo muerto (54-41) ante la efectividad de Zamora. Aún así, Walter Junior seguía a lo suyo y desde la personal los locales castigaban al CB Marbella, que se iba al final del periodo cayendo 62-50 y con el partido muy complicado.

La fluidez ofensiva que había frenado en seco al equipo en el segundo y tercer periodo parecía que se conseguía recuperar en el último. El balón ahora sí quería entrar y, aunque quedaba mucho por delante, el equipo tenía otras sensaciones y creía en la victoria. Álex Navajas anotaba al poste y le seguía desde fuera Adri Fuentes (66-55). Samar metía dos tiros libres tras una buena jugada individual y le respondía de nuevo Fuentes con una nueva canasta. Estaba claro que los tiras y aflojas no beneficiaban en absoluto al CB Marbella, que parecía que llegaba tarde al partido. Con 70-57 a falta de cuatro minutos por delante Hernández mandó ralentizar el juego, así que tenían que estirarse los azulones si querían cambiar las tornas en el marcador. Cinco puntos seguidos de Cameron daban esperanzas al equipo, que se ponía 70-62 con dos minutos todavía por jugarse, pero Nicholas desde la personal se encargó de quitarle la vida una vez más al CB Marbella (77-62).