Club I El CB Marbella tira de oficio y se proclama campeón de la Supercopa (79-58)

Primer titulo para el CB Marbella, que se proclamó campeón de la Supercopa Diputación de Málaga tras superar al CAB Estepona de Liga EBA por 79-58. En un encuentro sin mucho brillo, los de Rafa Piña superaron a un rival esteponero que empezó muy fuerte el encuentro, pero que acabó cediendo ante el acierto exterior marbellí. Federico Giarraffa, con 16 puntos y 4 triples, fue elegido como MVP de la final.

Quien entró más metido en el partido fue el CAB Estepona, que con una salida portentosa de 0-7 dejaba claro que no iban a poner las cosas sencillas a un CB Marbella que jugaba como local y con muchos de sus aficionados en las gradas. Tuvo que remangarse el conjunto azulón para ir poco a poco ganando terreno en el marcador. El físico de Lazar Mutic y la garra de Fede Giarraffa, junto al acierto exterior de Pablo Ibáñez, pusieron las cosas en su sitio a los seis minutos de partido, justamente cuando los azulones cogieron la primera ventaja del encuentro (10-7). No se dejó amilanar Estepona, que defendiendo muy arriba la salida del balón y haciendo daño en la pintura lograba igualar el marcador al final del primer periodo (17-17).

No le gustaba la cosa a Rafa Piña. Pidiendo más intensidad y sobre todo más defensa el equipo intentaba rearmarse tirando de oficio. Sin estar en su mejor estado físico, con tan solo 23 días de pretemporada a las espaldas, dos triples seguidos de Bogdan Nedeljkovic y Fede Giarraffa iban poniendo tierra de por medio. Metió Piña a Adri Latorre en pista para sumar centímetros en la pintura y le salió bien la jugada. El joven sevillano, con unos buenos minutos en defensa, daba estabilidad al rebote marbellí y posibilitaba que el equipo cogiera la directa para romper pronto el partido (37-29).

Sin buenas sensaciones pero con el marcador a favor arrancaba la segunda parte para el CB Marbella. Cinco puntos seguidos de Pablo Ibáñez y una canasta a la media vuelta de Devin Wright ponían la máxima diferencia entre ambos equipos justo antes de cumplirse el minuto 5 de periodo (46-29). CAB Estepona lo intentaba de todas las formas posibles pero en ataque no tenía el día. Además, en la parte de atrás no era capaz de frenar la ofensiva de Marbella y poco a poco se fue diluyendo, y eso hizo que los de Piña se fueran sintiendo más cómodos en el parqué y no vieran peligrar el partido (58-40).

Con 18 puntos de diferencia el último cuarto era un simple trámite. Marbella debía defender su diferencia y Estepona tenía que seguir peleando para no dejarse ir. Entró en escena Lucas Muñoz para darle sentido al juego del CB Marbella, algo atascado y algo lento por momentos. El cordobés ponía una marcha más y eso hizo que los esteponeros tiraran definitivamente la toalla con una canasta a media distancia y una bandeja tras robo, para cerrar un partido que dejaba en el Carlos Cabezas el primer titulo de la temporada en una noche en la que la verdadera estrella que brilló fue la de Manu Nuñez (79-58).