Club I Adri Fuentes: “Parece que fue ayer cuando empecé a jugar, tengo recuerdos muy bonitos”

Adrián Fuentes, capitán del CB Marbella, cumplió el pasado sábado un total de 403 partidos en competiciones FEB. El base malagueño recibió un sentido homenaje por parte del club azulón y reunió a parte de su familia para que le acompañara en un día tan especial a pesar de las restricciones que en la actualidad existen en todo el territorio nacional. Aunque lo más justo hubiera sido ponerse en pie con la grada llena para alabar la impecable trayectoria del base, el jugador recibió el cariño de todos los presentes y prometió seguir sumando momentos importantes dentro de la pista.

Comenzó a botar una pelota casi por accidente, en el patio del Colegio San Patricio. Su madre y su primo, entrenadores del club, fueron los que le metieron el gusanillo del balón naranja en el cuerpo. Pronto destacó en categorías superiores a la que le correspondía. Ante la imposibilidad de jugar con gente de su edad porque no existía equipo, el ‘5’ ya apuntaba maneras con chicos de más edad que él. Tanto era el ruido que hacía en la pista que el hecho de no jugar en Liga Federada no le cerró la puerta de poder vestir la camiseta de Unicaja en las categorías inferiores. Con el club de Los Guindos llegó a debutar en LEB Plata con el Clínicas Rincón  “de la mano de Toa Paterna. Recuerdo ese día como si fuese ayer. Vino y me dijo que me preparara porque viajaba con el equipo. Le estaré eternamente agradecido allá donde esté por la oportunidad”. Tras jugar tres temporadas -una en Plata y dos en Oro- con Clínicas le llegó el turno de debutar en ACB con Obradoiro. “Fue un sueño cumplido. Fue un debut muy rápido, llegué sin entrenar y prácticamente directo al partido. Perdimos, pero fue una sensación especial el poder jugar en la máxima categoría”. La suerte no le acompañó en esta etapa al malagueño, ya que a los pocos partidos y cuando más importancia cogía en el equipo le llegó una inoportuna lesión. “Contra Manresa en Santiago, nunca lo olvidaré. Me rompí la rodilla. Todo pasa por algo y supongo que entra dentro del mundo del deporte. No todos son alegrías”.

A partir de ese momento no quedaba otra que pensar en volver a ponerse las botas para sentirse nuevamente jugador de baloncesto. Tras muchos meses de sacrificio, esfuerzo, sudor y lágrimas se enrola en las filas de Palencia Baloncesto. “Allí volví a sentirme jugador de baloncesto. Disfruté mucho esa temporada por todo lo que suponía para mí después de muchos meses de rehabilitación”. Tal fue la irrupción de Adri Fuentes con los palentinos que llamó a su puerta el Iberostar Canarias, “un auténtico equipazo con el que ganamos todo. Liga, Copa… Fue un año tremendo en el que la isla se volcó por completo con el equipo”. Tras la experiencia con los isleños pasó tres años más en LEB Oro defendiendo la camiseta de Lobe Huesca, Planasa Navarra y Melilla Baloncesto. De este último año se queda con “muchos momentos y muchos amigos, pero también con una sensación agridulce porque teníamos un gran equipo y las cosas no salieron como esperábamos”. Así, decidió bajar de categoría y jugar en LEB Plata en la temporada 2014-2015 para estar dos años en Fundación Alicante, volver una temporada más a Basket Navarra y ser el líder de CB Extremadura Plasencia “con quien conseguimos la permanencia con un equipo muy justo. Fue como celebrar un título”. Tras su gran año en Plasencia, Real Canoe de LEB Oro llamó a su puerta y Fuentes rápidamente la abrió, pero estar una temporada más rozando el máximo nivel en la capital de España.

Así, la temporada pasada llegó a Marbella, a un proyecto nuevo, con mucho margen de crecimiento y un sueño cumplido. “Significó volver a casa, a un club en el que parece que he jugado toda mi vida. Es como mi casa y tengo que agradecérselo al presidente, Enrique, que es el alma del proyecto, y después a la directiva, cuerpo técnico, compañeros…”. Así, en su ya segunda temporada defendiendo la camiseta azulona reconoce que “ilusión tengo y cuerda para rato aunque es verdad que ya uno va viendo la luz del final de su carrera. Mientras me respete el físico y tenga ganas jugaré. De momento tengo un año más de contrato que voy a cumplir. Luego ya veremos”.

Palabra de capitán y orgullo de un club que crece de la mano de uno de los mejores bases de las competiciones organizadas por la Federación Española de Baloncesto y que a nivel malagueño y andaluz es todo un referente.

Enhorabuena capitán, a seguir sumando partidos.

 

Real Canoe