Historia CBM I CB Marbella y UDEA Algeciras, dos viejos conocidos que se vuelven a encontrar en LEB Plata

El partido de este sábado será un derbi andaluz en toda regla en el Pabellón Carlos Cabezas. Un derbi en el que marbellíes y algecireños se vuelven a ver las caras en la tercera categoría del baloncesto español, tal y como ya sucedió la temporada pasada. Haciendo un repaso de lo que han sido los enfrentamientos entre unos y otros en los últimos años, lo único que se puede esperar es que sea un partido más que competido y con una fiesta en las gradas en la que a pesar de las restricciones de aforo se colgará el ‘No hay billetes’.

Por hacer un breve repaso de las últimas temporadas, el balance de victorias y derrotas es de lo más anecdótico (3-3). Desde la temporada 2017-2018 se han enfrentado en seis ocasiones, cuatro en Liga EBA y dos en LEB Plata. Lo llamativo es que en las dos temporadas en EBA ninguno de los equipos logró ganar en su pista y sí como visitante. Entre las estadísticas, nombres ilustres que han dejado huella en uno y otro club.

En la temporada 2017-2018 se enfrentaron en la Fase Clasificación por uno de los puestos en la Fase de Ascenso de categoría. En el partido de ida, jugado en el Pabellón Antonio Serrano Lima, los algecireños se llevaron el gato al agua por 65-69 en un encuentro en el que Julien Sargent anotaba 20 puntos y fue clave en los instantes finales para su equipo, así como Austin Mofunanya, con 17 tantos. En el cuadro azulón era Juanpe Jiménez quien llevaba la batuta anotadora. El exterior malagueño se fue hasta los 15 puntos secundado por el americano Evan Maxwell y un Richi Guillén que se mostraba letal bajo los tableros. La victoria azulona llegaría en el partido de vuelta en el Dr. Juan Carlos Mateo de Algeciras (62-83), donde los 22 puntos de Mofunanya fueron contrarrestados por una pareja ‘yanki’ letal como la formada por Lucas Hausman (25 puntos) y Evan Maxwell (16). El capitán Adri Mayor también logró hacer un partidazo, yéndose hasta los 10 puntos y con mucha confianza. Francis Tomé era quien se sentaba en el banquillo del CB Marbella.

Repasando la temporada siguiente, el average particular entre unos y otros se decantaba del lado del CB Marbella, que caía en el Serrano por 13 puntos (50-63) pero superaba al UDEA Algeciras como visitante por 52-66. Los nombres de Andrew Kelly y Miki Ortega, en el lado de Algeciras, y el de Ben Beauchamp y Charles Knowles en los marbellíes, aún resuenan en dos partidos marcados para la historia.

La taquicardia llegaría una vez más en la LEB Plata. UDEA Algeciras ascendía deportivamente de categoría y el CB Marbella hacía lo propio tras quedar segundo en su fase de ascenso en Ponferrada y conseguir una de las ‘gold card’ de FEB para conseguir plaza. Volverían a medirse de este modo y revivir esos partidos de auténtica emoción un UDEA Algeciras que consiguió colarse al final en la zona de ascenso y un CB Marbella que tuvo que conformarse con luchar por el descenso… ¡por cuatro puntos de average! Entre tanto, la ya famosa pero olvidada tanda de 9 victorias seguidas del Decano.

El equipo de Javi Florido, entrenador por aquel entonces, caía estrepitosamente como visitante en Algeciras por 76-55. En plena mala racha de resultados, Javi Malla asestaba a su homólogo marbellí una derrota de las que duelen, en la que Ryan Ejim estuvo estelar con 24 puntos. Esos 21 puntos de diferencia llegaron a igualarse a pesar de que eran una losa muy pesada para tener opciones hasta el final de luchar por la octava plaza de la competición Grupo Oeste, pero cuando tenían la renta igualada en el marcador ya con Rafa Piña en el banquillo, UDEA apretó los dientes y terminó cayendo por 17 puntos, salvando por lo menos el enfrentamiento directo entre ambos (93-76) que finalmente clasificó al equipo de Javi Malla para luchar por una plaza en LEB Oro.