Difícil salida a Cazorla del líder CB Marbella (sábado, 19:00 horas)

Cada semana el CB Marbella pasa un examen, una nueva jornada donde tendrá que defender el liderato en solitario y las estadísticas que marcan que es el único equipo que no conoce la derrota en el Grupo D-A y que comparte privilegio en el Grupo D con  Algeciras. Pero todo eso no importa a Francis Tomé, que se presentará en el Pabellón Municipal de Cazorla con todos los jugadores disponibles a excepción de Pape Sow, que está en la recta final de su recuperación. Ganar en una de las pistas más difíciles de Liga EBA. Esto es lo que más ha repetido el técnico malagueño durante los días previos al encuentro, consciente de la dificultad del mismo y en un momento clave como en el que se encuentra la competición, que va cerrando su primera vuelta.

CB Cazorla es un equipo duro, muy experimentado y que cuenta en sus filas con el ex azulón Daniel Saunders, uno de los jugadores más activos del equipo durante el inicio liguero. A pesar de haber cambiado de entrenador antes de la primera jornada de liga y tras la marcha de algún jugador de la plantilla sigue conservando ese sabor a competitividad que hará que este encuentro sea de los más atractivos de la jornada. Tomé, fiel a sus principios y a tener los pies en el suelo, sabe que ganar en Cazorla “es algo muy difícil, ya perdimos allí el año pasado y tenemos que ser muy serios para poder llevarnos la victoria. Sabemos que es una de las canchas más complicadas de la liga pero vamos con el reto de querer sumar un nuevo triunfo”. CB Cazorla camina tercero en la clasificación con balance positivo (cuatro victorias y tres derrotas), pero ha competido de tú a tú con Melilla y ganó la última semana a Coín. El potencial del equipo se ve de lejos. “No estoy de acuerdo con los que dicen que el CB Marbella está un paso por delante del resto por llevar 7-0 en la liga. Esto es muy complicado, la competición es muy larga y todo está muy igualado. El hecho de no haber perdido todavía hace mucho más peligroso cada partido, porque no hemos conseguido nada y no podemos relajarnos ni un poco”.

Ale Romero es uno de esos jugadores que ante la baja de Pape Sow ha tenido que asumir más minutos de juego y por consiguiente más responsabilidades. El joven se siente bien con su rol en el equipo, en el que Francis Tomé le pide “mucha implicación en el rebote y que ayude al equipo ofensivamente. Sé que puedo aportar mucho más de lo que estoy aportando hasta hoy y por ello trabajo cada día”. Para Romero, “la clave para ganar en Cazorla es estar juntos, ser serios y apoyarnos unos a otros en esos minutos complicados que seguro que llegarán. Vamos a una de las pistas más calientes de la liga en el buen sentido de la palabra, donde todo el mundo quiere jugar porque la afición está muy metida en el partido”.

El equipo saldrá desde Marbella el sábado a las 13:30 horas, llegando a Cazorla sobre las 17:30 y regresando a la Costa del Sol tras el encuentro.